Pesca de Grandes Lucios

Pesca de Grandes Lucios

Desde Francia, Clément y su padre vinieron a pescar con nosotros con un solo objetivo; la pesca de grandes lucios. Con ese propósito en mente, entrenamos diferentes escenarios buscando fórmulas que nos posibilitaran lograr lo que buscábamos.

Después de analizar a conciencia la información y detalles que habíamos logrado descifrar, no fue nada fácil elegir las aguas que íbamos a pescar. La pesca en general estaba bastante difícil y muy variable, debido a los cambios constantes que se estaban produciendo en muchos casos de un día para otro, pero ya se acercaba la fecha y había que definir destino para poder cerrar también alojamientos, comidas y demás.

Durante los días previos, las previsiones meteorológicas para los días de pesca se iban complicando y todo pintaba a que íbamos a tener unas condiciones bastante extremas con viento, frío y agua para dar y regalar. Las expectativas tampoco eran especialmente halagüeñas. Salvo un cambio repentino de última hora, las capturas posiblemente no iban a ser abundantes, pero si creíamos en lo que estábamos haciendo y lográbamos aprovechar un porcentaje importante de las oportunidades que nos fuéramos trabajando, tenía bastante claro que podíamos lograr lo que estábamos buscando: lucios de calidad.

pesca de grandes lucios

Este era el objetivo que teníamos entre ceja y ceja: la pesca de grandes lucios.

Durante toda la expedición, los peces se mostraron bastante apáticos y oscilantes, con picos de actividad más o menos claros pero que dependiendo de las condiciones de cada día, variaron tanto en intensidad como en el periodo del día. Esto te exigía estar siempre alerta porque en el momento que menos te lo esperabas podías tener una picada y era muy probable que esta fuera de un pez de calidad.

Ser fieles a la estrategia y forma de pescar que teníamos en mente fue muy importante, de esa manera los protagonistas de esta expedición fueron arrancando picadas y en un porcentaje muy alto, del tipo de pez que íbamos buscando. En este sentido, fue crucial la inmejorable actitud que tuvieron Clément y su padre, y es que a pesar de las condiciones tan adversas que tuvimos, nunca bajaron los brazos, pescaron durante todo momento muy concentrados y siempre se mantuvieron optimistas. Esto fue precisamente lo que les permitió conectar todos los días con algún lucio de calidad y disfrutar de varias peleas de esas que no se olvidan fácilmente.

pesca de grandes lucios

Este fue, por muy poco, el mayor ejemplar capturado; a la postre se convirtió en un nuevo récord personal. 

Al final, valorando las condiciones y circunstancias con las que nos tocó lidiar, las sensaciones generales y respecto a la pesca en particular, fueron muy positivas. A pesar de que los lucios no lo pusieron nada fácil, logramos subir al barco un buen puñado de peces de calidad, incluido entre ellos, un nuevo récord personal. La convivencia fuera del agua fue inmejorable, disfrutamos como enanos de las comidas, de las charlas y la buena compañía.

Y es que en BOFishing, la pesca es el pilar sobre lo que gira el resto, pero si además lo puedes acompañar de otras muchas cosas relacionadas con esta pasión, es precisamente todo ese conjunto, lo que te posibilita vivir una aventura inolvidable y volver a casa con tu mente repleta de grandes recuerdos compartidos con nuevos amigos. MERCI POR TOUT!

– Algunas fotos de esta expedición –

2018-12-19T17:42:56+00:00 19/12/2018|Crónicas, Lucio|